¿Qué son los probióticos, los prebióticos y los simbióticos?

probioticos-prebioticos-simbioticos

La flora intestinal está formada por bacterias de nuestro intestino, entre cuyas funciones destacan la defensa ante las infecciones intestinales, la correcta digestión y la absorción de nutrientes. Algunas enfermedades pueden alterar y modificar esa flora causando su desequilibrio. Una buena opción para recuperar el tono que garantice el correcto funcionamiento de nuestro intestino es tomar complementos nutricionales a base de prebióticos y probióticos. 

Y ahora te preguntarás: ¿qué son los prebióticos y los probióticos? Te lo explicamos ahora mismo.

Empezamos por lo probióticos

Por una parte, los probióticos son suplementos alimenticios que están compuestos por microorganismos vivos que ejecutan consecuencias beneficiosas para nuestra salud. Los más importantes son los lactobacilos y bifidobacterias. Los lactobacilos se corresponden con aquellos que se han utilizado para conservar y preservar alimentos, mediante el proceso de fermentación, durante años. El caso más conocido es el del yogur, que no es otra cosa que leche fermentada.

Prebióticos, una “especial” relación

Por otra parte, los prebióticos son ingredientes alimenticios que promueven la actividad y el crecimiento de las bacterias consideradas beneficiosas para el organismo. Los prebióticos y el cuerpo humano tienen una relación muy especial ya que estos no son digeribles por el organismo, por lo que llegan intactos a la parte final del intestino: el colon. Allí son utilizados como alimentos por determinados microorganismos. Dos de los prebióticos más conocidos son la inulina y los fructo-oligosacáridos (también llamados FOS), que surgen de modo natural en algunos alimentos o, en ocasiones, son incluidos por el propio fabricante para dotar de beneficios concretos a dicho alimento.

La característica principal de los prebióticos es que, de una manera selectiva, las únicas bacterias a las que ayudan a crecer son, precisamente, aquellas que son beneficiosas y producen efectos positivos sobre la salud, como es el caso de la flora bifidogénica (bifidobacterias y lactobacilos).

Simbióticos, combinado de probióticos y prebióticos

Los productos que combinan en su composición suplementos probióticos y prebióticos se les conoce como simbióticos y actualmente se han convertido en la forma más moderna y eficaz para recuperar el equilibrio de la flora intestinal.

¿Cuál es la razón del éxito de los simbióticos? Claramente una razón biológica: los prebióticos se convierten en el alimento de los probióticos, favoreciendo así su reproducción y asegurando su supervivencia. Esta maravillosa simbiosis es el motivo por el que es mejor tomarlos de forma conjunta mejor que separados. El modelo de alimento simbiótico perfecto es la leche materna, razón por el que a las leches infantiles se les incorporan estos simbióticos en sus fórmulas para, de este modo, ser semejantes a la leche de la madre.

Si su consumo ya es muy beneficioso para un organismo adulto, lo es más aún para la población infantil que, al poseer todavía un sistema inmunitario muy inmaduro, se beneficia aún más de su ayuda.

Compartir en:

Artículos similares

Subir