Qué es la psoriasis y cómo tratarla

psoriasis-crema

La psoriasis es una enfermedad crónica que afecta a más del 2% de la población española. Es posible que sea tu caso, o que conozcas alguno. Es una afección común de tipo inflamatorio que suele afectar a la piel. Se manifiesta en forma de brotes, de mayor o menor gravedad en función de las características de cada paciente, así como el estado del diagnóstico y el tratamiento.

El diagnóstico y el desarrollo de la enfermedad suele producirse entre los 15 y 35 años. Para que se inicie el proceso psoriásico tienen que haber una serie de factores que interactúen entre sí: genéticos, ambientales, biológicos y psicológicos. Esta interacción es lo que produce la primera inflamación, es decir, la reacción inmune.

A raíz de esto se forma la placa psoriásica: aumentan el número de células cutáneas, se produce la inflamación, y aumenta el número de células inmunitarias. Esto se produce porque los linfocitos T no se activan de la forma correcta. En una persona sin psoriasis el intercambio celular de la epidermis se produce cada treinta días, mientras que en una persona con psoriasis ocurre cada cuatro.

Los brotes provocan enrojecimiento, descamación, hinchazón y dolor de la piel. Podrás observarlo por las placas que se forman, y cuyas ubicaciones más comunes son codos, espalda, rodillas, glúteos y cuero cabelludo. Hay múltiples factores desencadenantes de los brotes: infecciones, estrés, alcohol, cambios hormonales, etc.

Uno de los tipos de psoriasis más conocidos es la artritis psoriásica, que consiste en la inflamación de las articulaciones. La artritis puede ser previa o posterior al diagnóstico de la psoriasis. Es decir, no en todos los casos la artritis psoriásica comienza con síntomas en la piel, sino que primero se manifiesta a nivel articular.

Existen otros tipos de psoriasis en función de la formación de las placas y/o la ubicación de las mismas:

  • Psoriasis en placas: presentan lesiones gruesas y la piel roja.
  • Psoriasis guttata o en gotas: las manchas aparecen rojas en forma de gotas.
  • Psoriasis inversa: suele aparecer en los pliegues, axilas, ingles, etc.
  • Psoriasis eritrodérmica: afecta prácticamente a todo el cuerpo.
  • Psoriasis pustulosa: se presenta con pústulas en zonas localizadas.
  • Psoriasis ungueal: afecta a las uñas.

Tratamiento para la psoriasis

No existe una cura, pero sí es posible disminuir la frecuencia e intensidad de los brotes con fototerapia, sustancias de uso tópico, terapias biológicas y fármacos sistémicos orales. Entre las sustancias de uso tópico se encuentran lociones, cremas, limpiadores y pomadas.

Pero para asegurarnos de que los medicamentos sean adecuados para la patología es importante acudir al médico y a la farmacia y que sean los profesionales sanitarios los que recomienden el uso de unos u otros productos. Como consejo farmacéutico, es importante que las personas con psoriasis cuiden la higiene de la piel al máximo para evitar que se produzcan nuevos brotes o lesiones cutáneas.

Compartir en:

Artículos similares

Subir