Propiedades del ácido hialurónico

ácido-hialurónico-web

El ácido hialurónico es, al igual que el colágeno, un buen instrumento para luchar contra la pérdida de volumen y contra las arrugas que hacen su aparición con el paso de los años. No obstante, tiene más duración y da menos reacciones de tipo alérgico, al tiempo que acaba con las arrugas con más facilidad.

Es una sustancia que está de forma natural en nuestro cuerpo, ya que forma parte de un gran número de tejidos y de órganos como, por ejemplo, la piel, los huesos, las encías, los ojos o los cartílagos. Con el paso del tiempo, la presencia de esta sustancia va mermando y es a los treinta y cinco años cuando esta disminución da lugar a que el rostro cambie. Esto se traduce en pérdida de firmeza y de volumen y en la aparición de arrugas. No obstante, influyen en esta pérdida factores genéticos, el estrés, una mala alimentación, la exposición al sol o el tabaquismo.

Las pieles que son jóvenes tienen una gran concentración de ácido hialurónico que permite la hidratación del colágeno y que este mantenga la elasticidad.

Características del ácido hialurónico:

La característica que más llama la atención del ácido hialurónico es su enorme capacidad para retener y para atraer el agua. Hay varias formas de administración:

– En lo que respecta a su uso tópico, como con Eucerín Hyaluron-Filler día, aporta a la piel altas dosis de hidratación, al tiempo que le otorga un aspecto mucho más terso y ayuda al relleno de las arrugas pequeñas y de las diferentes líneas de expresión.

– Otra opción para que haya un aporte de ácido hialurónico en la piel es hacerlo por medio de comprimidos. Ha llegado a ser uno de los ingredientes fundamentales en cosmética (Nutricosmética). Un enriquecimiento de la piel desde el interior hace que haya una mayor incidencia y que los resultados sean mucho mejores. En la actualidad existen ingredientes como, por ejemplo, el manganeso, que ayuda a que nuestro cuerpo pueda sintetizar mucho mejor el ácido hialurónico. Del mismo modo tenemos la glucosamina, que es un activo que presta ayuda a que se genere.

– Otra manera de suministrar el ácido hialurónico es a través de inyecciones. Algunas de las zonas en las que se aplica son el contorno y la comisura de los labios, los pómulos, las patas de gallo o las líneas de expresión que existen a ambos lados de la nariz.

Curiosidades del ácido hialurónico:

El descubrimiento del ácido hialurónico tuvo lugar en 1942 cuando se buscaba un sustituto para el huevo en las panaderías. Por ser una sustancia gelatinosa se comenzó a emplear en la industria y muy pronto se hizo patente que era muy complicado dar con otra sustancia con tantísimas propiedades beneficiosas para la piel.

Compartir en:

Artículos similares

Subir