Prevención y tratamiento de la conjuntivitis

Conjuntivitis

Seguramente, conocerás a alguien que haya padecido conjuntivitis alguna vez. Este término se le otorga a la inflamación de la conjuntiva, una delgadísima capa que recubre el blanco de tus ojos y el lado interno del párpado. La conjuntivitis es una afección ocular común que, generalmente, no es grave, pero puede ser incómoda.

La conjuntivitis puede comenzar en un ojo y extenderse al otro después de un día o dos. También, puede ser asimétrica, afectando un ojo más que el otro. Ante todo, debes llevar a cabo las medidas preventivas y el tratamiento adecuado.

Tratamiento para la conjuntivitis

La conjuntivitis puede tener origen en variedad de agentes patógenos. El tratamiento va a depender según cuál sea su causa.

Para la conjuntivitis causada por bacterias, se pueden aplicar gotas o ungüentos antibióticos de amplio espectro, por ejemplo, cloranfenicol. Concretamente, existe un tipo de conjuntivitis causada por una bacteria la Chlamydia trachomatis. Esta bacteria se puede transmitir por vía sexual, por lo que es imprescindible eliminar la infección de base.

Por otro lado, la conjuntivitis causada por virus, generalmente asociada al resfriado común, se caracteriza por enrojecer tus ojos y producir una secreción acuosa. Los párpados e incluso la conjuntiva en el blanco del ojo pueden hincharse, creando una apariencia vidriosa. En sí, una conjuntivitis viral no se puede curar, pero puedes tratar los síntomas. Se puede usar una pomada o gotitas lubricantes para que los ojos no se muestren tan irritados.

También puede producirse una conjuntivitis alérgica, sobre todo en determinadas épocas del año. Primero, debes identificar qué desencadena la respuesta alérgica. La conjuntivitis alérgica puedes tratarla con gotas antihistamínicas durante varias semanas, para evitar que el cuerpo desarrolle una respuesta alérgica. Las gotas de corticoides se usan ocasionalmente para tratar esta afección, pero pueden tener efectos secundarios graves y solo se deben administrarse bajo la supervisión de un oftalmólogo.

¿Qué se puede hacer para evitar la conjuntivitis?

Lavarte las manos es una de las medidas preventivas más importantes a tomar. Tampoco debe haber intercambio de toallas faciales, especialmente si alguien cercano tiene conjuntivitis.

La conjuntivitis se puede propagar de un ojo a otro, especialmente cuando te los frotas. Debes eliminar los restos purulentos bañando el ojo con agua tibia.

Utiliza toallitas oftálmicas que ayudarán a aliviar los síntomas y pañuelos desechables cuando te seques los ojos y tíralos después de su uso. Así mismo, desecha las gotas antibióticas para los ojos después de terminar el tratamiento.

Además, no se recomienda el contacto cercano con otras personas, durante las primeras dos semanas para ayudar a prevenir la propagación de la infección.

Y tú, ¿ya has tenido esta afección? Sin duda, la conjuntivitis es una enfermedad ocular común, pero que debes evitarla en la medida de lo posible. No dudes en visitar a un profesional para que te diagnostique y coloque el tratamiento adecuado.

Compartir en:

Artículos similares

Subir