Otitis y otras afecciones de los oidos

dolor-oidos-otitis

Nuestros oídos son muy importantes pues son el órgano que nos permite utilizar uno de nuestros cinco sentidos. Por ello no hemos de descuidar su salud y, para contribuir a mantenerla, hoy vamos a repasar sus afecciones más corrientes y los cuidados que debemos proporcionarles.

Principales afecciones de los oídos

Entre las afecciones más comunes que pueden producirse en uno o ambos de tus oídos podemos encontrar las siguientes:

Otitis:

Como su nombre indica, es la inflamación de uno o ambos oídos, generalmente causada por una infección. Pueden producirse en cualquiera de los diferentes niveles de nuestros oídos (externo, medio o interno), aunque la más común es la que ataca al oído medio y se produce por la inflamación y bloqueo de la trompa de Eustaquio.

Las principales causas son las alergias y las infecciones causadas por resfriados y para tratar adecuadamente una otitis lo más adecuado es acudir a un especialista que pueda realizarte un correcto diagnóstico.

Tinnitus:

Así es como se conocen los zumbidos o pitidos que podemos llegar a oír sin que exista ningún emisor de sonido que los produzca. Pueden darse en uno o ambos oídos y ser graves o agudos, así como a mayor o menor volumen.

Cuanto más fuerte los oigamos, más problemas para continuar con nuestra vida cotidiana podemos tener, llegando incluso a provocar problemas de audición. Entre sus causas están el haberse visto expuesto a un fuerte ruido, las infecciones de oídos y/o senos paranasales y la enfermedad de Ménière. Al igual que las otitis, deben ser diagnosticados y tratados siempre por especialistas.

Tapones:

Los oídos generan cerumen como protección contra los agentes externos, como el polvo y los microbios. Cuando este es producido en exceso y, sobre todo, cuando intentamos eliminarlo de forma inadecuada, por ejemplo, utilizando bastoncillos de oidos, con lo que solo conseguimos empujarlo hacia adentro, acaba formándose una acumulación compacta que afecta a nuestra audición y que solo puede ser extraída por un especialista.

Para evitarlos en la medida de lo posible, no debes introducir ningún objeto en tus oídos, ni con la intención de extraer dicho cerumen, ni con ningún otro objetivo, pues el canal auditivo es una zona muy sensible y podrías fácilmente causarte una lesión en él, temporal o, incluso, permanente, como puede ser la perforación del tímpano.

Como puedes comprobar por lo que hemos comentado más arriba, lo más adecuado para cualquier problema que te parezca notar en tus oídos, ya sea en uno o en ambos, es que acudas a un especialista para que te puedan realizar un correcto diagnóstico y proporcionarte el tratamiento más adecuado a tus circunstancias. No debes olvidar que los oídos son una parte muy delicada de tu cuerpo que te debe durar toda la vida en el mejor estado posible.

Compartir en:

Artículos similares

Subir