Dolor de espalda. Por qué duele y qué hacer para mejorar

Dolor-espalda

El dolor de espalda es uno de los principales problemas que afectan a gran parte de la población, sobre todo a mayores de 45 años. ¿Sabes por qué duele y qué puedes hacer para mejorar?

En la mayoría de los casos, el dolor de espalda desaparece en unos pocos días o semanas con la aplicación de los tratamientos convencionales o incluso sin tratamiento. Lo importante es que el dolor no se convierta en crónico.

Como tratamientos más habituales están las tablas de ejercicios para el dolor de espalda y, si el caso lo requiere, medicamentos o incluso inyecciones.

¿Por qué motivo duele la espalda?

Existen diversos motivos por los que aparece el dolor de espalda, pero generalmente está relacionado con un mal funcionamiento de la musculatura:

– La poca actividad física causa falta de masa muscular y a consecuencia de ello aparecen las contracturas.

– Los malos hábitos posturales son otro de los motivos principales por los que aparecen algunas molestias en la espalda. Adoptar buenas posturas corporales es esencial para evitar los dolores de espalda.

– En muchas ocasiones, el dolor de espalda proviene de las cervicales o de las lumbares. El descanso es fundamental, ya que la falta de este causa una tensión muscular que suele centrarse especialmente en la espalda.

– Otro de los problemas que originan dolores de espalda es el sobrepeso. El exceso de peso aumenta la carga de los discos intervertebrales, lo que apresura su desgaste aumentando las probabilidades de que se deformen o rompan.

Y otra cosa: ¿sabías que el tabaco reduce el riego sanguíneo en la columna vertebral y aumenta el riesgo de sufrir osteoporosis? Recuerda pedir consejo farmacéutico para dejar de fumar.

¿Qué hacer cuando el dolor de espalda comienza?

Aunque el dolor sea pequeño no se debe ignorar y conviene solucionar el problema de raíz para que no empeore. Recuerda consultar en tu farmacia de confianza o con un especialista. Se recomienda que acudas a un fisioterapeuta o a un osteópata antes de recurrir directamente a un traumatólogo para tener un primer diagnóstico.

No olvides que realizar actividad física te beneficiará, tanto para prevenir como para mejorar algunos dolores de espalda. La natación es uno de los deportes más completos y beneficiosos, pero existen otras alternativas.

Según el fisioterapeuta Sr. Lluis Puig, coordinador de fisioterapia y vicepresidente de la Sociedad Catalano-Balear de Fisioterapia, ante el dolor de espalda es recomendable realizar actividad física moderada. Si se sufre un fuerte dolor, se ha demostrado que el reposo es insano, ya que reduce el tono muscular. Por ello, en la medida de lo posible debe llevarse una actividad diaria normal. Tener unos hábitos de vida saludables en los que se combinen alimentación sana y variada y ejercicio es fundamental para cuidar nuestros huesos y articulaciones.

En muchas ocasiones debemos continuar con nuestra actividad diaria a pesar de sufrir dolor de espalda. El tratamiento frente al dolor se puede centrar en la analgesia y calor local como por ejemplo con los parches Térmicos Terapéuticos Hansaplast, indicados para el alivio del dolor de espalda provocado por contractura muscular, tensión muscular, sobrecarga, lumbago, rigidez cervical y de los hombros.

Compartir en:

Artículos similares

Subir