Los fototipos de piel y sus características

Fototipo piel

En tu farmacia más cercana podrás encontrar productos adecuados para tu piel según sea su capacidad para asimilar las radiaciones solares, el color del vello o la propensión al bronceado o las quemaduras.

En este sentido, se conoce como fototipo la capacidad que tiene nuestra piel para absorber las radiaciones de tipo solar, teniendo en cuenta, además, otros factores como el tipo o la pigmentación de la piel.

De acuerdo con estos parámetros, se establecen una serie de tipologías que posibilitan saber qué tipo de piel tenemos, según sea su reacción a la exposición solar.

Fototipos de piel, ¿Conoces el tuyo?

Nuestra piel es el órgano exterior del cuerpo, y por tanto aquel que ofrece protección a todos los demás, los mantiene hidratados, los protege de las condiciones climáticas externas y el que elimina las toxinas.

Es muy importante adquirir unos cuidados correctos y mantener nuestra piel en las condiciones adecuadas. Para ello. es preciso saber de qué tipo es la piel de cada persona.

Cuando se trata de conocer qué rango de fototipo posee cada individuo es necesario fijar unos valores que van en función del tono de su piel, el color del cabello, de los ojos y de la capacidad para llegar a broncearse.

Así, es fundamental establecer un valor para cada tipo de piel ya que, en función de este deberemos elegir un protector concreto. Sin embargo, no es aconsejable llegar al límite de exposición solar, puesto que, lo más importante es la salud y el bienestar. Puedes solicitar consejo farmacéutico, si no sabes qué producto elegir.

Y es que los efectos del sol sobre nuestra dermis dependen mucho del tipo de piel que tengamos, así como de nuestra predisposición genética, que se manifiesta en la pigmentación cutánea que presentamos.

Características de los fototipos cutáneos

Existen diferentes fototipos de piel, que presentan características diversas. Será, por tanto, de esos rasgos diferenciadores de los que va a depender el factor solar que se precise. Los tipos de piel, de acuerdo a su reacción ante la luz solar, se clasifican por rangos:

Fototipo I

Se corresponde con las pieles muy claras que generalmente presentan lunares o pecas. Su tonalidad consta de un color blanco lechoso. Podemos decir que pertenece al tipo céltico, incluso llegar a ser albino. El pelo normalmente es pelirrojo y el color de los ojos es el azul.

Son pieles que se queman con facilidad con la exposición solar, no se pigmentan y hay ausencia de bronceado. Se recomienda usar el factor de protección 50.

Fototipo II

Se trata de pieles claras, de color blanco, que pueden tener pecas o no. Tras un largo tiempo de exposición al sol pueden adquirir un color café con leche. El cabello de estas personas es pelirrojo rubio y los ojos azules o verdes.

Estas pieles pueden quemarse también con facilidad, pero llegan a broncearse ligeramente. Una protección de factor 50 es la adecuada para este fototipo.

Fototipo III

Estas pieles presentan un color bronceado y cuando toman el sol adquieren un tono tostado, sí bien pueden llegar a quemarse en las primeras exposiciones. Estamos ante pieles caucasianas (europeas) y van acompañadas normalmente de un caballo castaño.

Así, pueden llegar a quemarse fácilmente, si bien, cuando adquieren el bronceado, este es de color claro y se produce de forma moderada. El factor de protección recomendado es 30/50.

Fototipo IV

Este tipo de piel son de un tono amarronado, parecido al del grupo 3, si bien el fototipo 4 se broncea con una mayor facilidad. El cabello de estas personas presenta un color castaño oscuro.

Solo sufren quemaduras si hay una exposición al sol durante un largo tiempo y a una gran intensidad. El bronceado que presenta es oscuro y el factor adecuado para proteger estas pieles es el de 30/50.

Fototipo V

Hablamos en este caso de pieles muy oscuras y amarronadas que se pigmentan con gran facilidad y de forma prácticamente inmediata. Suele corresponderse con personas hindúes, indios americanos, etc.

El cabello de estas personas es de un color castaño muy oscuro. Hay que decir que esté fototipo de piel necesita una exposición solar muy intensa para llegar a quemarse. Es adecuado utilizar para ellas un factor de protección 15/20.

Fototipo VI

El fototipo de piel del que hablamos ahora se corresponde con las pieles negras, acompañadas también de cabello negro.

Estás nunca llegan a quemarse y mantienen el bronceado siempre con ese mismo tono. No obstante, es también indispensable utilizar un protector solar.

En conclusión, y teniendo en cuenta que siempre puedes pedir asesoramiento en tu farmacia de confianza, es muy conveniente conocer el valor que presenta cada tipo de piel. Dependiendo de este, así será el factor de protección solar que deberemos utilizar para evitar daños indeseados en nuestra dermis y disfrutar siempre de una piel luminosa y radiante en todas las épocas del año.

Compartir en:

Artículos similares

Subir