La protección solar para evitar las radiaciones ultravioleta UV en la piel

solares-gafas-sombrero

Pese a que en los últimos tiempos el uso de cremas protectoras contra el sol ha aumentado mucho, todavía sigue siendo muy necesario concienciar a la población sobre los beneficios de utilizar una adecuada protección solar para evitar los efectos nocivos del sol y de las radiaciones ultravioleta UV en la piel.

Desde que nacemos, la piel se encuentra expuesta a los efectos tanto positivos como negativos de las radiaciones solares, que son beneficiosas para la salud cuando se usa una protección adecuada, pero también peligrosas si no se toman las medidas adecuadas, causando importantes daños dermatológicos, envejecimiento prematuro o cáncer de la piel.

Según su longitud de onda, las radiaciones pueden clasificarse en:

  • Ultravioleta C: si bien son radiaciones peligrosas, la capa de ozono y el oxígeno son capaces de absorberlas y no consiguen llegar a la superficie terrestre.
  • Ultravioleta B: son radiaciones peligrosas para la piel y consiguen llegar a la superficie terrestre, siendo las principales causantes del cáncer de piel.
  • Ultravioleta A: son las radiaciones que poseen mayor energía y son responsables del bronceado y envejecimiento de la piel. Junto con la radiación ultravioleta B, representa un 10 % del total emitido.
  • Radiación visible: es la radiación que percibimos a través de los ojos. Supone un 40 % del total emitido.
  • Radiación infrarroja: es la que produce calor y vasodilatación. Se trata del 50 % del total emitido, y también tiene un efecto perjudicial para la piel, puesto que penetra hasta la hipodermis.

Radiación solar y melanoma

La incidencia de melanoma en España se ha triplicado en los últimos años, debido, entre otras cosas, a la vida al aire libre, el poco conocimiento de los efectos de la radiación ultravioleta o el gusto por lucir un bonito bronceado. Muchos de estos problemas podrían evitarse si sigues una serie de pautas.

La melanina es un pigmento marrón que protege las capas más profundas de la piel contra los efectos peligrosos del sol y es responsable del color oscuro o bronceado de la piel. Este pigmento es producido por los melanocitos, células que se dividen para reemplazar a las que mueren. Cuando estas células mutan, son capaces de crecer y dividirse más rápidamente, formando un cúmulo de células o tumor, que posee la capacidad de invadir y proliferar a tejidos cercanos.

La piel posee mecanismos propios para protegerse de los efectos negativos del sol (naturales o fisiológicos), que incluyen pelos, lípidos de la superficie de la piel, células de la capa córnea o cromóforos endógenos (ácido urocánico y melanina). Además de los recursos propios de tu cuerpo, también tienes mecanismos voluntarios (externos o artificiales) para proteger tu salud, como evitar la exposición al sol, usar ropa adecuada, gorros, sombrillas y gafas de sol y sobre todo mediante el empleo de protectores solares adecuados a nuestro tipo de pigmentación de la piel.

Compartir en:

Artículos similares

Subir