Causas del herpes labial y tratamiento

herpes-labial-causas-tratamiento

Con la llega del frío, a todos nos ha pasado, que al levantarte de la cama y mirarte en el espejo, te has encontrado con una desagradable sorpresa: una calentura. Su nombre técnico es herpes labial y se debe a la infección producida por el virus “herpes simple”. Por lo general, desaparece al cabo de una semana, pero en algunos casos se complica en personas con un sistema inmunológico debilitado por los fármacos, o por enfermedades como la dermatitis atópica o el cáncer. Con lo que, debemos estar atentos y prestarle la atención que merece.

Tipología del herpes y generalidades

El virus del herpes simple puede afectar:

  • a la zona de la boca (herpes labial): labios, encías, garganta.
  • a la zona genital (herpes genital): generalmente, por transmisión sexual con personas infectadas por herpes oral.
  • a los ojos: especialmente peligroso, porque puede desencadenar una ceguera, como consecuencia de las cicatrices en la córnea.

El contagio se produce:

  • por el contacto directo (íntimo) con una persona infectada,
  • por tocar una lesión o herida abierta de herpes,
  • por estar en contacto con objetos contaminados por este virus, como pueden ser toallas, platos, vasos, que previamente han sido utilizados por la persona afectada.

El tiempo de incubación oscila entre 1-3 semanas. Ten en cuenta que, una vez manifestada la calentura, el virus permanecerá en tu organismo y aunque parezca aletargado, puede volver a activarse (aunque también hay que decir, que en los casos posteriores suele ser más leve). Los casos más frecuentes de contagio son los del herpes labial.

Deberemos prestar especial atención, a estos “alertadores” de la proximidad del herpes labial:

  • dolor de garganta o al tragar.
  • fiebre
  • inflamación de los ganglios linfáticos.

Son desencadenantes principales del herpes labial:

  • los cambios hormonales (la menstruación).
  • las exposiciones prolongadas al sol.
  • el estrés o un ritmo de vida acelerado.
  • Sistema inmunitario debilitado.

Para aliviar el dolor y evitar la propagación de la infección a otras zonas del cuerpo, es recomendable acudir al médico y seguir sus pautas. El tratamiento que te dará consistirá, con toda seguridad, en pomadas o cremas que podrás adquirir en tu farmacia de confianza para entumecer las ampollas y suavizar las costras y antibióticos para frenar las posibles infecciones secundarias.

Los casos de brotes (aparición de muchos herpes labiales a la vez), suelen requerir tratamientos crónicos, basados en fármacos como el aciclovir, famciclovir o el valaciclovir. Son más efectivos si te los aplicas en el momento mismo de los “alertadores”.

Como medidas preventivas del herpes labial te recomendamos:

  • aplicar hielo o paños calientes en las ampollas para mitigar el dolor.
  • lavar las llagas con agua y antiséptico para controlar el perímetro del herpes y así evitar que se extienda.
  • evitar las bebidas excesivamente calientes.
  • evitar los cítricos y los alimentos picantes y salados.
  • hacer gárgaras con agua salada.

Esperamos que estos consejos y el tratamiento adecuado te ayuden con estas molestias cotidianas.

Compartir en:

Artículos similares

Subir