Hábitos de vida y alimentación saludables en nuestros mayores

Las proyecciones a largo plazo de la población española advierten de un envejecimiento progresivo de la estructura demográfica. Concretamente, en poco más de 30 años, el grupo de mayores de 64 años se duplicaría en tamaño y pasaría a constituir el 31,9% de la población total de España. Estas cifras, que sin duda son una buena noticia, comportan un reto importante para el conjunto de la sociedad, pues debemos asegurar que envejecemos de forma activa y saludable.

Una de las claves para vivir más años y con mayor calidad de vida consiste en seguir unos hábitos de vida y alimentación saludables.

A medida que nos hacemos mayores esto no siempre es fácil, ya que existen una serie de cambios físicos relacionados con la edad, aparecen enfermedades o diversas situaciones psicosociales que pueden modificar la alimentación o aumentar los requerimientos nutricionales de los adultos mayores. A veces les resulta difícil cubrir sus necesidades nutricionales diarias porque no comen de forma adecuada, hacen dietas desequilibradas o porque no tienen apetito.

Para mantener unos hábitos saludables en esta etapa de la vida, es muy importante seguir una dieta variada y equilibrada que contenga todos los grupos de alimentos y asegurar una buena hidratación tomando al menos 2 litros de líquidos al día. Además debes practicar ejercicio físico de forma regular.

Dentro de la dieta diaria es esencial cubrir las necesidades nutricionales. En adultos mayores y de forma general, se recomienda que el aporte energético sea de 1.750 a 2.500 kilocalorías al día. Estas kilocalorías deben distribuirse a lo largo del día en 5 comidas al día. También es importante el aporte de nutrientes indispensables como las proteínas, que contribuyen al desarrollo y mantenimiento normal de huesos y músculos. En personas mayores se recomienda la ingesta diaria al menos 1 gramo de proteína por cada kilo de peso. Esto quiere decir, que una persona que pesa 65 kg, debería consumir 65 g de proteínas al día. Alcanzar éste aporte no siempre es fácil.

Además, otros nutrientes como el calcio, el hierro, la vitamina D o vitaminas del grupo B, también son esenciales y deben asegurarse en la dieta diaria.

Cuando no se logran cubrir todas las necesidades nutricionales con la dieta habitual, los suplementos nutricionales orales pueden ser una solución eficaz y no invasiva, pues aportan proteínas, vitaminas y minerales que ayudan a las personas mayores a mantener su bienestar y salud.

Compartir en:

Artículos similares

Subir