Factores que influyen en la perdida de volumen facial y soluciones

espejo-arrugas-volumen-facial

A partir de los 45 años la perdida de volumen facial es evidente, debido principalmente a que la capa grasa del tejido subcutáneo adelgaza y disminuye la producción de colágeno y elastina.

Los “anclajes” que sujetan la piel se rompen y como consecuencia se pierde volumen facial, descolgando el maxilar inferior. Perdemos forma en el óvalo, se marca el surco nasogeniano y los pómulos descienden considerablemente.

El deterioro y la pérdida de volumen facial, se produce en las tres capas de la piel:

  • A nivel epidérmico (capa más superficial): este nivel se deshidrata por la pérdida de ácido hialurónico.
  • A nivel dérmico (capa media): pérdida de firmeza por la falta de colágeno.
  • A nivel hipodérmico (capa más profunda): pérdida de volumen graso por la escasez de células grasas.

Son diversos los factores que influyen a la hora de la pérdida de volumen facial

El 90% está generado por factores externos y ambientales: malos hábitos en el estilo de vida, como el abuso de alcohol, desequilibrio nutricional por una dieta rica en grasas saturadas, el consumo de tabaco, el estrés y una excesiva exposición solar favorecen de manera considerable el envejecimiento facial.

El 10% restante se debe a factores genéticos, como el tipo de piel o la raza. La edad también es un factor a tener en cuenta, pues el metabolismo celular se vuelve más deficiente, con una mala circulación sanguínea y linfática y menor vitalidad.

El adelgazamiento en la piel del rostro, es uno de los síntomas más evidentes para la posterior aparición de arrugas. Cuando nuestro rostro es joven, el volumen de la cara está equilibrado gracias a las celdas grasas profundas, que es lo que nos armoniza a nivel facial, dando un volumen prominente en zonas como las mejillas.

Con la edad, las celdas grasas profundas se ven disminuidas, haciendo evidente una pronunciación de los surcos faciales. A partir de los 30 años, la piel del rostro comienza a mostrar signos evidentes de cambio, algo que no pasa inadvertido para cualquier mujer cuando se mira en el espejo.

El envejecimiento del óvalo facial es una de las consultas más demandadas en el dermatólogo. Un buen protocolo de cuidados en el rostro, puede retrasar la pérdida de volumen facial. Además, en la actualidad existen diferentes técnicas que permiten retrasar o reestructurar el descolgamiento facial.

Un tratamiento efectivo y con gran demanda, son los rellenos epidérmicos reabsorbibles o permanentes, con diferentes materiales. Los más utilizados por sus propiedades rejuvenecedoras es son el colágeno y el ácido hialurónico. Ayudan a atenuar y disminuir las arrugas y surcos de la piel aumentando su volumen.

Existen tratamientos estéticos alternativos, como los productos dermocosméticos a base de principios activos muy eficaces a nivel tópico para las personas reacias a estas técnicas.

Compartir en:

Artículos similares

Subir