Dona Sangre, dona vida

Día Mundial del Donante de Sangre

En una farmacia encuentras un gran número de medicamentos para la salud, bien sean con receta médica o sin receta, que muchas veces adquieres siguiendo un buen consejo farmacéutico. Pero algo muy importante que no encontrarás por mucho que lo busques y que es mejor que no necesites jamás es un banco de sangre.

Los bancos de sangre

Gracias a la recolección, al almacenamiento y a la conservación que se realizan por todo el mundo de los diferentes componentes que forman la sangre, que son transfundibles (plasma, plaquetas, glóbulos rojos y crioprecipitado AF) y que se obtienen de donaciones altruistas, los bancos de sangre se han vuelto fundamentales.

El primer banco de sangre

El primer servicio de donación de sangre que se hizo de forma voluntaria con la finalidad de ser almacenada, de la misma forma que se hace hoy en día, con la idea de que se mantuviera como reserva ante cualquier urgencia y no ser transfundida en el mismo momento, surgió en el año 1921 y fue obra de Percy Lane Oliver.

Esta persona, entonces, era el secretario de la Cruz Roja británica. Se decidió por poner en marcha un servicio que recorría las calles de la capital buscando algún donante. Su idea era solventar los problemas de abastecimiento que existía en todo el país.

Antiguamente, lo que se hacía era transfundir la sangre directamente del donante al paciente o, como máximo, extraerla toda para, acto seguido, transfundirla al paciente. De hecho, no había pasado ni una década desde que se descubrieron los primeros métodos para almacenar el preciado líquido de la vida.

Datos curiosos de las donaciones

Donar sangre es uno de los actos más solidarios que una persona puede hacer, además de la donación voluntaria de órganos y tejidos. Pero seguramente no sabes que hay muchas curiosidades en este campo.

Son miles las personas que necesitan plaquetas o sangre cada día. Un 10% del total se corresponde con personas que tienen que ser hospitalizadas para que se les realice alguna intervención quirúrgica o porque han accedido a través del servicio de urgencias por un accidente.

Las estadísticas reflejan que, cada año, alrededor de todo el mundo se donan casi 80 millones de litros de sangre, lo que equivale a 40 piscinas olímpicas.

Hay otras cifras también muy interesantes: por ejemplo, que el 54% de las personas que donan sangre son hombres. Yendo un poco más allá y realizando una división por edades.

  • El 41% de los donantes tienen una edad comprendida entre los 31 y los 45 años.
  • El 35% oscilan entre los 18 y los 30 años.
  • El 24% se corresponde con personas comprendidas entre los 46 y los 65 años de edad.

Una encuesta que se realizó hace unos años entre todas aquellas personas que habían donado sangre alguna vez demostró que más de un 45% hacían la donación por altruismo mientras que casi un 20% lo hacían por necesidad de un familiar próximo.

Las existencias de sangre en los bancos también varían mucho a lo largo de un año, habiendo épocas en las que esas reservas bajan mucho en proporción al resto del año. La bajada es especialmente significativa después de las vacaciones, sobre todo después de Navidad. Eso se debe a que muchas personas no acuden a donar sangre por encontrarse de viaje. Lo que se añade al incremento del número de víctimas de accidentes que necesitan transfusiones urgentes.

La donación por aféresis, que consiste en extraer cada uno de los componentes de la transfusión por separado. Es uno de los sistemas de extracción más eficientes. Permite obtener hasta un 140 % más de plasma que con el sistema tradicional.

Los mitos y las leyendas sobre ser donante

Como en todo, aquí también existen leyendas, bulos, mitos y desinformaciones. Una de las más populares es que las personas que llevan algún tipo de tatuaje no pueden donar sangre. Obviamente es falso, pues aunque lleves tatuajes puedes donar sangre sin ningún problema. Si bien es cierto que tienes que esperar 4 meses desde el día que te lo hicieron.

Otro mito dice que la sangre solo es necesaria cuando hay una catástrofe o una guerra. Obviamente es también falso, pues la sangre es necesaria cada día para el correcto funcionamiento de los sistemas sanitarios.

Se dice que para poder donar sangre  hay que estar en ayunas. Todo lo contrario, la recomendación es que vayas desayunado e hidratado, especialmente si es época calurosa. Lo que sí se recomienda es no consumir alimentos grasos desde 4 horas antes de la donación.

El mundo de la farmacia está lleno de anécdotas, misterios y curiosidades. Pero ya ves que el de la donación también, y ahora has aprendido un poco más sobre él. No te quedes en casa y dona sangre, dona vida. No hace falta que esperes a que sea el día mundial de la donación.

Compartir en:

Artículos similares

Subir