Cremas reductoras, anticelulíticas, reafirmantes y drenantes: características y diferencias

Crema-en-pierna

Cada vez somos más las personas que nos preocupamos por lucir un buen aspecto. Para ello, tratamos de llevar una vida sana comiendo de manera equilibrada y haciendo deporte. Sin embargo, las prisas y el agobio hacen que muchas veces sea complicado dedicar tiempo a cuidarnos.

Uno de los signos que están relacionados con la belleza y la salud es el aspecto de nuestra piel. Hoy en día existen diferentes tipos de cremas que, además de ayudarnos a tener una piel suave e hidratada, contribuyen a mejorar nuestra silueta. En este post os mostramos cuáles son, cómo utilizarlas y qué diferencias hay entre ellas.

Cremas reductoras:

Las cremas reductoras están diseñadas para quemar la grasa que tenemos acumulada ayudándonos a perder volumen. La diferencia que tienen con respecto a las anticelulíticas, es que las reductoras se centran específicamente en la grasa, mientras que las anticelulíticas actúan sobre las diferentes causas que pueden generar celulitis (grasa, circulación o retención de líquidos).

Cremas anticelulíticas: 

La celulitis o piel de naranja son aquellos “hoyuelos” que se forman en la piel debido a la acumulación de tejido adiposo. En contra de lo que se cree, la celulitis no sólo está causada por un exceso de grasa, sino que también puede deberse a una mala circulación o a retención de líquidos. Lo que hacen las cremas anticelulíticas es atenuar estos signos de la piel, haciendo que sean menos visibles.

Cremas reafirmantes:

Con el paso de los años la piel va perdiendo firmeza y se vuelve más fláccida. Las cremas reafirmantes ayudan a que nuestra piel recupere su tonicidad. La diferencia con la anterior es que una persona puede tener celulitis y, sin embargo, gozar de una piel firme. Por ejemplo, hay adolescentes que tienen la piel firme, pero pueden tener celulitis. Por lo tanto, las anticelulíticas actúan en los surcos, y las reafirmantes en la firmeza de la piel.

Cremas drenantes:

Estas cremas actúan sobre la retención de líquidos, que como ya hemos visto, es una de las causas que hacen que nuestra piel no luzca bien, provocando que nuestro cuerpo se hinche.

En resumen, para seleccionar la crema correcta debemos primero identificar cuál es el origen de nuestro problema. Si lo que tienes es piel de naranja, deberás utilizar una crema anticelulítica. Si lo que quieres es que tu piel se vea más tersa y tirante, como cuando eras más joven, elige una crema reafirmante. Para perder volumen ayudando a mi cuerpo a quemar grasa, decántate por una crema reductora; y si lo que quieres es mbatir la acumulación de líquidos, utiliza una crema drenante.

Eso sí, no olvides que las cremas sólo son un complemento y deben acompañar a una dieta saludable y a una práctica regular de ejercicio.

Compartir en:

Artículos similares

Subir