Consejos para superar el síndrome postvacacional

Cuando volver al trabajo después de las vacaciones se hace más cuesta arriba que subir una montaña puede ser que estemos padeciendo un sindrome postvacacional. Tomar las medidas de prevención adecuadas nos ayudará a superarlo con éxito e, incluso, a evitarlo.

Causas y síntomas del síndrome postvacacional

El cambio en los horarios, más relajados durante las vacaciones, especialmente cuando estas son más largas de lo habitual. Los entornos de trabajo muy competitivos o las profesiones poco motivadoras pueden propiciar la aparición de este síndrome, en especial, en personas con baja tolerancia a la frustración.

Aun así, puedes padecerlo sin causa aparente, pues el hecho de volver de vacaciones resulta fácilmente estresante. La modificación de hábitos que te ves obligado a llevar a cabo en esa época del año tan llena de cambios, como es el caso de la vuelta al cole de los niños, añadida a tu vuelta al trabajo, pueden hacer que no te sientas especialmente bien.

En concreto, los síntomas que puedes notar son apatía, cansancio, falta de energía o de motivación, problemas de concentración, dolores de cabeza e, incluso, malestar general. Aunque quizá no te sirva de consuelo, hasta un 30% de las personas que se reincorporan a su puesto de trabajo pueden llegar a padecer estos síntomas, por lo que no estás solo.

Consejos para evitar en lo posible sufrir este síndrome

Aquí te ofrecemos algunos consejos para que puedas lidiar con la vuelta al trabajo de la forma más saludable posible:

– Empieza a levantarte pronto unos días antes de volver al trabajo, para irte adaptando ya a los horarios habituales de tu día a día. Cuando tengas que hacerlo por obligación, tu cuerpo te lo agradecerá.

– Vuelve de tus vacaciones unos cuantos días antes para adaptarte de forma progresiva a tu retorno laboral. Recuperar las rutinas de tu hogar te ayudará a hacer lo mismo con las laborales.

– Divide tus vacaciones, pues los periodos vacacionales largos son los que más pueden provocarte un síndrome postvacacional. De esta manera, tu vuelta al trabajo será menos brusca.

– Pon tu despertador diez minutos antes de lo habitual para poder levantarte con margen, mientras te vuelves a adaptar a tu ritmo cotidiano. Así evitarás las prisas y tendrás tiempo para prepararte tranquilamente antes de ir al trabajo.

– Reanuda tus tareas laborales progresivamente, priorizando lo que es importante y debes hacer primero y empezando por las más sencillas para ir adaptándote poco a poco. No pretendas hacerlo todo nada más llegar, ni en los primeros días.

Si, a pesar de estos consejos, te faltan fuerzas o notas algunos síntomas del síndrome posvacacional, acude a tu farmacia de confianza para que te aconsejen. Puede que te convenga algún refuerzo vitamínico o algún complemento nutricional para combatir el estrés de los primeros días.

Compartir en:

Artículos similares

Subir