Conoce las diferencias entre dolor de cabeza y migraña

Cefalea-dolor-de-cabeza

Los conocidos dolores de cabeza son una de las patologías más habituales en la población. Conocidas también como cefaleas, muchas veces son confundidas con las migrañas y, aunque no es realmente erróneo, sí que tampoco es correcto del todo. Las migrañas son un tipo de dolor de cabeza, menos frecuentes y con más síntomas asociados que producen una mayor incapacidad para la persona que las sufre. Mientras que los dolores de cabeza son fácilmente identificables, las migrañas normalmente requerirán un diagnóstico profesional para confirmar que realmente las sufrimos.

Principales diferencias entre dolor de cabeza y migraña

Dentro de las cefaleas y migrañas existen distintos tipos. En el primer caso las más extendidas son las cefaleas tensionales y en racimos, caracterizadas por el carácter episódico del dolor de cabeza ya sea a lo largo de los días o varias veces en un mismo día. Por parte de las migrañas se diferencia si es con aura o sin ella, definiéndose como síntomas neurológicos asociados en forma de visión borrosa o parpadeo de luces precediendo al dolor de cabeza propiamente dicho.

Duración: El dolor de cabeza común dura normalmente poco tiempo, dependiendo sobre todo de la actividad que estemos realizando y si llegamos a consumir analgésicos. La migraña por su parte puede durar incluso días, sin que los analgésicos comunes tengan efecto.

Intensidad: Mientras que el dolor de cabeza nos permite seguir con nuestras tareas, en la migraña sentiremos un dolor tan intenso y constante que no podremos mantener la actividad que estemos realizando. En los casos de migraña con aura puede alcanzarse una incapacitación completa, teniendo que buscar un lugar donde reposar sin realizar ninguna actividad.

Síntomas adicionales: Las cefaleas casi nunca tienen síntomas asociados, reduciéndose a un dolor de cabeza constante pero leve. En las migrañas podemos sufrir náuseas, sensibilidad ambiental y dolor pulsátil, pudiendo intensificarse si realizamos actividades que conlleven esfuerzo físico o mental.

¿Qué hacer?

Las cefaleas normalmente son tratadas con analgésicos disponibles para el público en la farmacia sin necesidad de receta. Ibuprofeno y paracetamol son los más comunes, y aunque pueden ser eficaces para la migraña en los episodios moderados solo debemos recurrir a ellos cuando identificamos los síntomas con un dolor de cabeza estándar. También se puede recurrir a los antiinflamatorios con prescripción médica, y en el caso de tener síntomas asociados a las náuseas o vómitos en la migraña utilizar antieméticos.

Con todo, el tratamiento preventivo será siempre nuestra primera opción, particularmente para las migrañas con o sin aura. Farmacológicamente podemos recurrir a betabloqueantes y neuromoduladores, y dependiendo del diagnóstico etiológico antidepresivos y antihipertensivos. Si buscamos prevenir dolores de cabeza eventuales y apoyar el tratamiento que estemos siguiendo para el dolor de cabeza es interesante mantener hábitos de vida saludables, como una alimentación equilibrada, con horarios establecidos y complementada con rutinas de ejercicio físico moderado.

Compartir en:

Artículos similares

Subir