Cómo quitar las agujetas

Desde tu farmacia de confianza, te vamos a contar una serie de recomendaciones para que las agujetas no se conviertan en un indeseable acompañante de tu esfuerzo físico.

En primer lugar, es importante saber qué son las agujetas y tener claro que padecerlas es algo medianamente normal. Sobre todo, si no eres un deportista de élite.

Las agujetas se caracterizan por el dolor y la rigidez muscular que se acumulan en algunas partes del cuerpo (en especial, en las piernas y los abdominales). El grado de estos síntomas no equivale al de una lesión, pero se manifiesta de manera constante durante los días posteriores (3 o 4, por ejemplo) a la realización de un ejercicio físico intenso. Por otro lado, hemos de reseñar que estas agujetas remitirán paulatinamente durante este plazo de tiempo.

A grandes rasgos, las agujetas consisten en la rotura de microfibras musculares y acumulación de ácido láctico en las fibras musculares. Pero no te asustes: pese a que esto suena un poco duro, se trata de una reacción natural y habitual, como tantas otras, de nuestro cuerpo ante situaciones que han tensionado su musculatura.

Los deportistas que siguen programas de entrenamiento regulares no suelen tener problemas de agujetas. Sin embargo, quienes realizamos actividades deportivas con menor preparación somos más propensos a padecerlos. Son los casos, por ejemplo, de las personas que han apostado por el running como un plan de vida saludable en sus vidas.

Imagínate que uno de estos runners corre 10 km después de haber dejado de practicar deporte durante su mes de vacaciones. No te sorprenderá que esta persona pueda sufrir, durante los días siguientes a esta carrera, agujetas.

Algunas recomendaciones para combatir las agujetas

A pesar de que las agujetas no te han de asustar, sí que has de tener en cuenta que es posible evitarlas. O, si ya las estás padeciendo, puedes mitigar las molestias que te causan.

Lo primero que te conviene es desechar algunos mitos sobre su curación que se han demostrado falsos. Uno de ellos es el relacionado con el consumo de agua con azúcar. Y es que el ácido láctico no se cristaliza en las fibras musculares, por lo que este líquido no cumpliría la función de disolver los cristales que se formaran.

Para evitar las agujetas, resulta fundamental tener una preparación física a la altura de las circunstancias. Es decir, estar bien entrenado y no lanzarse a realizar esfuerzos intensos de golpe. Por lo tanto, vale la pena empezar a entrenar progresivamente y no a lo loco. En este sentido, calentar y estirar, antes y después de los ejercicios, son dos hábitos básicos.

Existen algunos productos en tu farmacia que pueden ayudarte a preparar los músculos para el ejercicio físico y evitar las agujetas como cremas compuestas por productos refrescantes y calmantes como el mentol. Igualmente encontrarás complementos alimenticios específicos que contienen colágeno y magnesio que ayudan a mantener la flexibilidad de músculos y articulaciones.

Asimismo, te vendrán mejor los ejercicios aeróbicos que los anaeróbicos y una recuperación basada en el descanso activo. Por último, no olvides llevar una dieta equilibrada e hidratarte suficientemente.

 

Compartir en:

Artículos similares

Subir