Cómo hacer frente a la incontinencia urinaria

incontinencia-urinaria-mujer

La incontinencia urinaria es un problema que afecta a muchas mujeres (sobre todo, tras haber pasado por la experiencia de la maternidad). Y es que no solo genera manchas y olores, sino también una sensación creciente de inseguridad, debida a la constatación de la incapacidad de controlar una de las funciones básicas de nuestro organismo que da lugar a la pérdida de orina.

A grandes rasgos, la incontinencia urinaria se produce cuando no somos capaces de contener la orina que ha llegado a la uretra desde la vejiga. Por lo tanto, esta se escapará hacia el exterior de manera involuntaria.

Tipos de incontinencia urinaria y consejos para evitarla

A continuación, te resumimos las clases de incontinencia urinaria más habituales:

– De esfuerzo. Ocurre ante situaciones como estornudos, ejercicios físicos o carcajadas.

– Imperiosa. Necesidad inmediata y urgente de orinar. La vejiga se contrae y la orina se escapa. Por lo general, no te suele dar tiempo a llegar al baño desde que sientes las ganas de orinar.

– Por rebosamiento. La vejiga no se vacía del todo y, por lo tanto, se produce el conocido como goteo postmiccional.

– Mixta. Cuando presentas síntomas de varios de estos tipos.

 Intestinal. Incapacidad para controlar el tránsito de las heces.

Por otra parte, la incontinencia urinaria puede experimentarse de manera temporal o súbita o extenderse a largo plazo.

En cuanto a sus causas, podemos tener en cuenta, entre otras, las siguientes: obstrucciones del aparato urinario y otros problemas en esta zona, trastornos neuromusculares, problemas cerebrales o neurológicos, demencias y complicaciones de salud mental relacionadas con las reacciones y respuestas ante las ganas de orinar.

No dudes en visitar a un profesional médico si notas que no puedes controlar la orina o presentas otras pautas irregulares en tu aparato urinario. Afortunadamente, hay soluciones para la incontinencia urinaria. Puedes tomar medicamentos de farmacia que mejoran las funciones de los músculos de la vejiga. También puedes recurrir, en última instancia, a una intervención quirúrgica que esté relacionada con tu clase de incontinencia urinaria, su gravedad y la causa concreta (por ejemplo, un útero agrandado).

Ejercicios de Kegel de fortalecimiento del suelo pélvico

Además de seguir pautas de vida saludable, puedes optar por otro remedio sin efectos secundarios negativos. Se trata de los conocidos como ejercicios de Kegel de fortalecimiento del suelo pélvicoEn ellos tienes que fingir orinar y dejar de hacerlo. Por eso, primeramente has de comprobar cómo sientes los músculos de tu vagina ante las ganas reales de orinar. A posteriori, ya estarás preparada para realizar, en cualquier posición, los ejercicios de Kegel: aprieta los músculos del suelo pélvico durante 8 segundos, relájalos a lo largo de 10 y repite 10 veces esta serie.

De una u otra manera, ya ves que el problema de la incontinencia urinaria tiene salida.

Compartir en:

Artículos similares

Subir