Cómo combatir el olor de pies

En ocasiones, nos cuesta asociar el olor de pies a los problemas de salud, ya que lo interpretamos como una molestia social. Sin embargo, sí que podemos encuadrar esta disfunción como un problema de salud. No en vano, en algunos casos, aparece acompañado de algunas manifestaciones de daño físico, como sucede en el conocido como pie de atleta.

De hecho, los profesionales médicos se toman muy en serio el olor de pies, el cual recibe el nombre técnico de podobromhidrosis. Y los afectados deberían hacer lo mismo. Se trata de un problema más común de lo que la gente cree y no hay que avergonzarse o resignarse, ya que esas actitudes no van a servir para curarlo. Hay solución y los profesionales sanitarios saben cómo llegar hasta ella. Vamos a ver cuáles son las causas y qué remedios utilizar para el olor de pies.

¿Cuál es el origen?

En primer lugar, resulta fundamental conocer los orígenes del «olor a queso» de los pies. En este aspecto, has de tener en cuenta que hay personas que sudan excesivamente (lo que, a nivel científico, conocemos como hiperhidrosis) y en los pies tenemos una gran cantidad de glándulas sudoríparas. Este sudor y unas condiciones de espacio y humedad particulares constituyen unas mezclas que son los caldos de cultivo idóneos para las bacterias. Y estas bacterias, al entrar en contacto con el aire, se descomponen y generan ese olor tan desagradable que hoy nos ocupa. Algo parecido ocurre también con la formación de hongos.

Por otro lado, el olor de pies también puede proceder de causas psíquicas, como un aumento del estrés. Seguir una dieta cargada de grasas saturadas también contribuye a incrementar este mal olor, de la misma manera que el consumo de algunos medicamentos. Además, los cambios hormonales y metabólicos también pueden estar relacionados con esta disfunción, lo que explica que este problema sea tan común entre los adolescentes.

¿Cómo podemos evitarlo?

Afortunadamente, podemos combatir el olor de pies. En primer lugar es imprescindible que optemos por un calzado cómodo y fresco. Ha de ser suficientemente amplio para favorecer la transpiración. Los materiales naturales ayudarán a evitar el sudor excesivo, por lo que no te interesan los zapatos de plástico o sintéticos. Algo similar podemos decir también de los calcetines.

Además de tener en cuenta estas cuestiones, puedes paliar el olor de pies mediante algunos remedios caseros (lavados con agua y jabón antibacteriano, bicarbonato de sodio y otros productos naturales) y productos de tu farmacia de confianza como polvos de talco, toallitas exfoliantes o antitranspirantes. No te olvides, sobre todo, de limpiarte bien entre los dedos y cuidarte mucho los pies.

Compartir en:

Artículos similares

Subir